Existe un mito muy extendido entre coaches, que asegura que son suficientes 21 días para convertir una acción o comportamiento determinado en un hábito.  Pues bien, a estas alturas de la pandemia por virus covid-19,  y la “pandemia de información” recibida a diario por los distintos soportes y dispositivos, los seres humanos nos adaptamos a la nueva situación, y no cabe duda que SOMOS CAPACES por nosotros mismos de separar la paja del trigo. De demostrar nuestros talentos. De priorizar los valores y el liderazgo, sobre un discurso superfluo. De valorar nuestro tiempo y la información frente a la desinformación. De distinguir entre marcas solidarias y estrategias de responsabilidad social coporativa. De detectar oportunismo frente a colaboracionismo. De no distinguir colores ni clases frente a unidad e igualdad. En definitiva, ya sabenos dónde esta la bolita. Hemos entrado en la cocina, visto hasta los hornos, y no nos gusta como huele.

Seguiremos todos alerta, pero sin miedo.